miércoles, 2 de mayo de 2012

Briconsejos II

Releyendo la primera parte, se me han ocurrido algunos otros consejos!! Son estos:

- ¿Aceite usado o nuevo? Recomiendo usar aceite usado para las recetas que sean de lavado general (ropa, vajilla, suelo...), así reciclamos el aceite. No os preocupéis por el olor que pueda dar, al llevar mayor cantidad de sosa, esta lo "matará". Para más inri, el aceite usado tiene mayor capacidad limpiadora. Para las recetas de jabón corporal, lo dejo a la opinión de cada unx. Si sabes que es un aceite que se ha usado muy poco, para freir a bajas temperaturas, es posible que no se hayan creado toxinas en él, pero esto es algo difícil de saber (la única manera sería analizándolo en laboratorio). Para los jabones que yo hago (para higiene personal) uso aceite virgen.
Algo importante: no se puede sustituir una receta indicada para hacerse con aceite usado por aceite nuevo ni viceversa, ¿porqué? el índice de saponificación de ambos no es el mismo, hay una pequeña diferencia, pero la misma es importante para el resultado. Si queréis saber a cuanta cantidad equivaldría para un aceite diferente, leed el siguiente punto.

- Uso de calculadora de saponificación, escoged el tipo de aceite y escribid una cantidad en la casilla de al lado, después escoged un porcentaje (según el tipo de jabón que queráis hacer, esto lo comento en el post "briconsejos I"). La calculadora os dará la cantidad de sosa y de agua, así se hacen las recetas! Otra opción es "reescalar", esto sirve por si queréis hacer una tanda de jabón de, digamos 1 kilo exacto o 2 o 3..., se puede poner la cantidad deseada. La concentración no es necesario cambiarla, normalmente se trabaja con un 28 %.